Piel de ángel.

1csftx0duls-jairo-alzate

Ojalá pudiese escribirte versos a diario,
a no tener que decirte a viva voz que te amo,
si no que lo supieses también por mis versos,
donde soy más capaz de expresar
ese inefable sentimiento sin voz.

Debes perdonarme aún estoy ocupado,
ocupado en explorar tu cuerpo a oscuras,
en perderme en cada nota de tu voz,
en ver si quieres dos o dos y media de azúcar,
ocupado en aprovechar mi existencia
conociéndote, viendo como me hiciste despertar.

Será que eres la chica de ojos verdes,
aquella que nunca esperé encontrar,
aquella que jamás soñé entre nubes grises
y que sin darme cuenta me supo enamorar.

Perdóname si todo parece un cuento,
donde dos son felices y no hay lágrimas,
cuando ambos sabemos que este amor
después de cada una de las caricias
nunca fue apto para menores.

Lo siento si no verso tu piel de ángel,
pues a diario tocándola solo se volar.

La espina invisible.

La sensación de incapacidad,de la duda traspuesta a no saber,

a no saber el por qué de la realidad

que me absorbe en silencio y duda.

Siento impotencia en mí mismo 

pensando que soy yo el causante

de un deterioro clásico e inapropiado,

un viento frío que recorre mi espalda

al preguntar y encontrar silencio.

Soy yo el poeta que da importancia,

donde solo hay flores y ve espinas,

importancia a la soledad de lo cotidiano

a frases sueltas sin clavos de fondo.

Quizás sean mis silencios acumulados

lo que hoy denigra mi propia mente

o seré un loco cavando y cavando

en esta noche buscando a la muerte.