Una tarde de vacío.

rshwi48zdqy-jeremy-bishop
Un día sentí haber elegido
el vibrar con una nota musical
más que con la idea de vivirla,
la vida, sin estar muerto.
Sentí que me inspiraba más
escuchar los suaves sonidos
que un día me enseñó la vida,
que vivirla con los ojos cerrados.
Llorar era fácil si era a su lado,
emocionarme con ella
era como cosa de niños,
algo sutil, eterno y placentero.
Un día soñé que estaba solo
y elegí sus notas y acordes,
sus viajes en la oscuridad
para fundirme a su lado.
Una tarde me sentí vacío
cuando el mundo sonreía
y entre todo elegí la música
para vivirla sin estar muerto.
La música es la misma vida
y yo el inescrutable camino.

En ti no hago pie.

En ti no hago pie
es la sensación eterna
de volar enamorado
al contemplar tu sonrisa.
Contigo no hay suelo
capaz de atraerme más
que mi alma al vuelo
en cada despertar.
Una inimaginable sensación
el ver cómo floto sin miedo
notando el calor de tu mano,
el sentirme invencible
sabiendo que estás a mi lado.
Que te encuentro en cada sonrisa,
en cada paseo, en cada esquina
aunque no estés enfrente mía.
No hay límite fuera de mis sueños
ya que cada vez que abro los ojos
contigo no hay forma de hacer pie.
Será que es el sueño de mi vida
tú y yo, volando sin límite, ni guarida
donde poder esconder las alas.

photo-1479569057788-b5a81cf434a5