Miedo.

photo-1470299568568-d4e15c4b6472
Tengo miedo, si, a diario,
tonto sería si no lo tuviese;
miedo de no dar la talla,
de en realidad no conocerte
y encontrarme un día
con el vacío de un engaño,
de sentir que ya no lucho
por el confort de la rutina.
 
Miedo, aquel que ronda
cuando tu tacto está lejos
de mi alma enamorada.
Miedo irracional, cuando
la inquebrantable verdad
que rodea a la confianza,
perdura alegremente intacta
entre todas nuestras sonrisas.
 
Soy un tonto al tener miedo
o quizás lo sería si no lo tuviese,
pues mi miedo es entre tantos
el que tiene un hombre enamorado.
Un corazón donde aún hay miedo,
y el amor mina poco a poco
todas y cada una de las tinieblas
que el miedo forjó en mi corazón.
 
El miedo,
nunca dejará de decirme
quién soy y qué quiero,
Este nunca desaparecerá
en toda su esencia,
pues el día en que ya no esté,
podré afirmar que a diario,
ya no te intento conquistar,
y ese, siempre será
el mayor de mis miedos.

Despertar.

Despertarme,
es sinónimo de felicidad,
abrir los ojos perezosos
entre el calor de tu piel
y un olor, el de nosotros.
Despertarme como sinónimo de alegría
sabiendo que aunque sueñe en sueños
vivo el sueño que siempre tuve escondido,
que no es otro que despertar una sonrisa,
hacerlo a diario, como el niño que ansia
jugar con sus juguetes al despertar.
Yo ansío despertar a diario tu sonrisa,
como si de un empujón se tratase
para llevar la jornada más llevadera
hasta poder volver al tacto de tu piel.
Dormirme a tu lado creando un lazo eterno,
el que nos rodea, el nuestro,
entre dos almas artísticas,
escondidas en cuerpos caducos.
Saber que al abrir los ojos estarás
haciendo vivir el sueño de un niño
del que no querer nunca, escapar.

Processed with VSCO with a6 preset

 

El miedo de amar.

photo-1473259990169-f6e6a8477bb7
No saber si amo bien,
o no saber si quiero bien,
el ante todo saber que te quiero libre,
como un pájaro disfrutando del vuelo,
pero a la vez teniendo mi calor.
A veces pienso que no se amarte,
que eres mi centro y mi sonrisa
pero algunos momentos son aire
que nos estremecen y se van,
aun cuando se que ya eres eterna.
A veces maldigo mi pasado
el cual me ha hecho tener miedo,
cuando soy yo el que más insta
a que no seas tu quien lo tenga.
A veces pienso que no se amar
sin lagrimas en los ojos,
aquellas que me dicen la verdad,
que soy adicto a tu amor.
Siempre vuelo alto a tu lado
y aun cuando no estás, sueño
que vuelas alto con la ayuda
del calor de un poeta poco cuerdo.
Un poeta con el corazón abierto
en el que ahora mismo
solo resuena el grabar de un nombre,
el tuyo.
Nunca sabré si te amo bien o mal,
solo haré lo necesario
para que tu nombre no desaparezca
de un corazón y una sonrisa,
esculpidos entre los dos.
No tengas miedo me dije,
solo, déjate llevar y amala.

Historias

Historias, que vivir sin ánimo de lucro
con el sueño de mi corazón de la mano.
Historias, de una vida donde el estrés
se desvanece al estar tu presente.
Anécdotas en cada historia,
que revives con una sonrisa
sabiendo que aún no tienen fin.
Historias de tiempo atrás que revivir
sabiendo que estás, nos llevaron aquí.
Vuelos altos en momentos fugaces
con los que soñar abrazados,
un sueño de julio en el anochecer
para crear una historia, que a veces
entre tanta sonrisa y sentimientos
no nos terminamos de creer.
Historias de una corta vida
que hacen que sea tuyo,
tu nombre en mi corazón
con vistas en cada una
de mis sonrisas.
Historias donde no somos fugaces
y los personajes no paran de soñar.
Mil historias, una vida y mil sueños,
mil y una sonrisas, una historia,
tú y yo escribiendo más líneas
de este apasionante relato
donde forjamos nuestros sueños
en algo, que llamamos vida.

photo-1473133505958-22e46bd69693.jpg