Hay silencio.

Hay silencio
entre nuestras vidas
y las palabras lanzadas al cielo.
Silencio entre dos almas
que ninguna sabe lo que realmente busca
pero no dejan de tener coincidencias,
dejando de ser meras casualidades,
que hay silencio y no es el destino,
si no el orgullo del ahora lo que dicta
este bendito silencio, este sinuoso infierno,
este sacro grito de socorro que solo
es posible durante la huida.
Encuentro silencio,
entre las banderas quemadas del ayer
y los pensamientos que rigen mi recuerdo.

Adoro este silencio.

Síntoma de la realidad en la que navego,
como el niño autista que solo escucha una voz
entre tanto titubeo inestable,
una voz entre tanto silencio
la mía,
pidiendo socorro en este vasto océano,
donde nadie más que yo la oye
y al otro lado,
la tuya,
pidiendo el cariño que un día se fue
y que ojalá te pudiese dar.
Quien sabe si no me estaré mintiendo,
pero entre tanto silencio
aún me quedan fuerzas para soñar.

 

photo-1467780839816-65e92876c0bd.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s