Hasta pronto vieja amiga.

Déjame escribirte unas palabras vieja amiga,
no hace mucho andabas a mi lado
y entre comillas puedo decir que viste la salida,
ya no estás sumiéndome en el circulo.
Puedo ver como pasamos buenas horas,
escribiendo en noches y bajo toda lluvia,
sumiéndome entre lágrimas y tinieblas.
Caminos truncados que me llevaron a otras metas
donde solo otras almas me supieron agarrar del brazo,
mientras por dentro solo me sentía a solas.
Déjame dedicarte estas palabras vieja amiga,
tantos poemas me trajiste de vuelta
y otros me quitaste de mis adentros.
Tu nunca fuiste la poesía
pero si un motivo para escribirla.
Querida soledad, ojala no nos volvamos a ver,
pues ahora no te veo en estos ojos frente a mi,
tu color siempre fue el gris y no el verde
tus labios eran negros y no de color carmín,
tu voz eran espinas de un rosal marchito
y no una oda a mi sonrisa por escucharte.
Tu presencia significa tener una cuchilla
con la que cortarme todas mis venas.
Déjame decirte que contigo a mi lado
escribí palabras de rencor, de odio
de amor, de sueños en forma de sonrisas,
melancolía y momentos del pasado.
Vieja amiga, se que nos volveremos a cruzar,
habrá momentos que necesite de ti,
y volverás para reírte con estas palabras
pero hasta entonces, sé
que sin ti a mi lado seré feliz.
Hasta pronto vieja amiga.

 

photo-1468534555638-df185fc47f0b

Entre tercios.

photo-1436076879760-817e51341b15.jpg

Entre tercios llega la tarde y se aproxima la noche,
con los grados de alcohol me ilusiono
vibro sin control en un caos estipulado,
no es más que un par en esta noche.
No te preocupes me digo a mí mismo,
nunca fui de salir a diario pero ¿que me queda?
Muchos de mis amigos me dejaron de lado
otros entre parejas andan felices
necesito conocer el mundo que me rodea
y son escasas las opciones si no hay cerveza.
Siento que este nunca fue el camino,
el de estar en un bar entre tercios de una rubia,
pero no me queda otra en esta noche
soy yo quien se apodera del desahogo
buscando olvidar entre versos y cervezas,
que no es más que otro camino sin salida
el de la botella como bendita amiga,
que puedo olvidar escribiendo
y no teniendo que sentir que estás
en cada gota de alcohol
que entra a diario en cada una de las rubias
y sin notarlas parecen una soga.
No es más que el cariño de un poeta,
plasmado en una botella,
mientras espera una bala con la que decir adiós
a todo lo que realmente era.

No te preocupes me digo a mi mismo,

es solo un tercio más.

Egoísta por una vez.

No es si no la locura de mi interior
lo que crea tanto amor y odio.
Es extraño recordar con anhelo
vivencias que uno cree olvidadas
y vuelven,
y vuelven
como el gato en busca de su comida,
minando el presente de esta noche
en la que hay un fondo lleno de arena.
Que no debo perder el tiempo,
entre recuerdos de alguien
que no se si mereció estar a mi lado,
que por mucho que en momentos la anhele,
hay personas que en menos días
demostraron más que ella en meses
y aún están esperando a terminar de abrir
el caramelo que un día les di.
Por momentos la puerta se cierra
y aunque me niegue a olvidarte,
aunque siga sin pensar en mi
debo ser yo ahora el egoísta,
encontrar la reseña de este libro
que un día terminará de ser escrito,
entre más de un recuerdo, una lágrima,
una musa desaparecida y un poeta,
en busca y captura.
He de ser egoísta en esta noche,
mirándome por dentro,
viendo lo que conseguí con su recuerdo
y hacer de él un arte,
con tal de que un día,
llegue a olvidarla,
mientras tanto me preocuparé
de despertar(le)
más de una sonrisa.
photo-1468476396571-4d6f2a427ee7.jpg

Una pregunta indiscreta.

photo-1468462892034-2af4484b9d98
Somos jóvenes, ¿verdad?
Vivamos en un intenso vaivén
en el que solo el ahora importa,
dejemos todo pasado atrás.
Es el momento de ver otros mundos,
de entrar en otros cuerpos en el día,
de sonreírle a la muerte por vicio.
Somos jóvenes, revolucionarios,
nos importa la sociedad o se dicen
muchos luchamos por nuestros ideales
por tener el alma en paz.
Dejemos atrás todo el dolor,
Pues es nuestro momento de disfrutar,
junto a quien nos aporte algo de cariño.
Conquistemos el día sin estar solos,
ya sean amigos o desconocidos que mas dará,
volemos ente grados de alcohol y besos,
caminemos de la mano para nuestra propia envidia
junto a quien no volverá para darnos calor,
compartamos nuestro álgido vuelo
que el mundo sepa que somos felices
para que cuando todo vuelva a la traicionera rutina
y estemos solos en la larga noche
vuelva esa persona a rondar tu vaivén
quebrantando todo deseo de lujuria,
diciéndonos a nosotros mismos
echo de menos a alguien,
sabiendo que esa persona
nos dijo adiós en el momento
que hicimos daño
en este viaje en busca
de saber lo que realmente queremos.
La vida te dará falsos besos y te dará hostias,
con suerte entre falsos besos y hostias
todavía esa persona, que te dio besos libro
te estará esperando,
pero, somos jóvenes ¿verdad?

Ojalás.

Hay días donde los ojalás juegan a ser sinceros,
envueltos en seda
marcada por nuestros sentimientos
en los que no suele haber sentido común
que ojalá volviese a verte,
ojalá volviese a prepararte el café por la mañana,
ojalá pudiese enseñarte más rincones
de esta preciosa ciudad.
Hay días en que los ojalás vuelan marcados de cariño y pasión
cogidos con un lazo rojo,
escondiendo pasiones de nuestro infierno,
que ojalá pudiese volver a recorrer tu cuerpo a besos
empezando por tu oreja,
ojalá pudieses arder conmigo al lado.
Hay días que los ojalás están cargados de dudas,
sujetos por una fina capa de hielo
en los que unas palabras las harían volar
ojalá supiese por qué juegas a llamar la atención
ojalá supiese por qué vuelves para nada.
Hay días donde los ojalás están envueltos de odio
en los que el miedo asoma
y la ira se apodera de tus sentidos,
en los que uno no para de mentirse.
Un ojalá que le haría daño
hasta quien adrede quiso herirte,
ojalá hubieses sido la casualidad
que nunca hubiese sucedido,
ojalá no te hubiese tratado como lo hice,
ojalá nunca me hubieses conocido.
ojalá,
ojalá,
todo son ojalás cuando el miedo asoma
y los más bellos y sinceros deseos
no son un: ojalá volviese a verte.
si no directamente y sin arrepentimientos
voy a ir a verte, besarte,
voy a ir a ver si me echas a los lobos
o me no me sueltas de entre tus brazos
voy a ir a prepárate el café
y a recordarte por qué aún
me niego a pensar lo que significa
llegar a olvidarte.
photo-1468206187981-8e27c88a84bb

Somos.

photo-1468103933896-2c34a78104c2
Somos aire y polvo,
somos viento y brisa,
lo somos todo
Como el uno es todo
y el todo es uno.
Somos la lagrima que cae,
la sonrisa inocente,
somos hombre y mujer,
la alquimia entre dos almas.
Somos los gestos, la pasión,
somos la calma
que precede a toda tempestad.
No somos sin el todo
pues somos aire, fuego, agua y tierra,
somos el uno de dos cuerpos entrelazados.
Somos cielo e infierno,
calor de verano
y frío de invierno.
Fuimos, somos y seremos
un extremo abandonado
a toda percepción mental.
Somos amor y odio,
las idas y venidas,
la pieza de puzzle que termina
llenando todo vacío.
Somos la risa y la conversación,
el orgasmo y el sexo.
Somos la reacción a cualquier cambio,
unimos lo abstracto con la realidad,
somos arte, música y poesía.
Caemos sin el todo
que nos enseñó la filosofía.
No somos sin la verdad,
que se esconde
detrás de la máscara.
Quizás lleguemos a ser uno
Si antes crecemos con el todo.
Somos tú y yo, perdidos,
encontrando aún
nuestro verdadero camino.

Hay silencio.

Hay silencio
entre nuestras vidas
y las palabras lanzadas al cielo.
Silencio entre dos almas
que ninguna sabe lo que realmente busca
pero no dejan de tener coincidencias,
dejando de ser meras casualidades,
que hay silencio y no es el destino,
si no el orgullo del ahora lo que dicta
este bendito silencio, este sinuoso infierno,
este sacro grito de socorro que solo
es posible durante la huida.
Encuentro silencio,
entre las banderas quemadas del ayer
y los pensamientos que rigen mi recuerdo.

Adoro este silencio.

Síntoma de la realidad en la que navego,
como el niño autista que solo escucha una voz
entre tanto titubeo inestable,
una voz entre tanto silencio
la mía,
pidiendo socorro en este vasto océano,
donde nadie más que yo la oye
y al otro lado,
la tuya,
pidiendo el cariño que un día se fue
y que ojalá te pudiese dar.
Quien sabe si no me estaré mintiendo,
pero entre tanto silencio
aún me quedan fuerzas para soñar.

 

photo-1467780839816-65e92876c0bd.jpg

Entre huida y huida.

photo-1467308195818-15021eb849e8

Lejos de mi desidia los sueños vuelan
y en otros lugares ya te reconocen,
mientras tanto voy haciendo un nombre en otras sonrisas,
entre viaje y viaje huyendo sin pensar,
despertando sonrisas en la carretera,
buscando encontrarme en cada melodía.

Estoy aprendiendo a vivir entre conversaciones y tercios de cerveza
en los que mi mente, a veces busca un significado en esta huida
que sin ser premeditada, no es más que un sueño en este viaje.
Que el tiempo vuela y no podemos parar de soñar,
donde el sueño eres tú en esta huida sin frenos.
Se acabó ser el bueno de la película,
hagamos locuras para ser recodados
en esta huida con tiempo establecido de vuelta.
Despertemos sonrisas, impregnémonos de sudor y lágrimas ajenas
que en este viaje y esta huida, se trata de ser persona
de ser valiente y de que aunque aún huyamos sin pensar,
aunque busquemos una sonrisa entre tanto grado de alcohol,
aunque nos busquemos entre las trampas de lo ajeno,
ambos sabemos que cuando llegue la hora
y esta tonta huida acabe,
no habrá sonrisas, orgullos o palabras.
Solo tu cuerpo sobre el mío
mientras buscamos en nuestros ojos
a la misma persona que un día
desapareció,
entre huida y huida.