La chica del café.

Siempre pensé que la vida sería un camino de sonrisas,
en las que yo humildemente sería participe,
pero me doy cuenta que solo eran utopías
pues al final solo deseo su sonrisa.
La de la chica del café, pero sin azúcar,
ya era lo suficientemente dulce
como para endulzar más todavía su sonrisa,
y no sería por su falta de cariños
pues sin ellos aún así sonreía,
suficiente dulzura,
para que nunca le falten poemas.
 
Pensaba que la vida me devolvería al camino,
pero con los meses me he dado cuenta
que solo me encuentro entre recuerdos,
en los que nena, solo veo acertijos.
Acertijos sin respuesta para esta mente
que a veces se pierde buscando tu tren,
aquel que ya pasó,
cuando entre silencios
nos tomamos ese último café.
 
Aún así, tonto de mí, aún persigo en sueños,
como el perro que persigue coches
y no sabría qué hacer si algún día alcanza uno,
el tren,
de la chica del café.
photo-1466592261899-a095b126a484
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s