Mensajes en una botella [VI]

Suicida.
Escribía, entre mentiras y falta de sonrisas
entre alardes de alegría e hipocresía.
Me inspiraba entre idas y venidas
de una musa que se paseó en frente mía
para mostrarme que no volvería,
que las palabras son humo
y que por mucho que ella quiera
nunca sabré si será mía.
Pues como dijo Pablo Benavente:
‘Lo nuestro era estrictamente profesional:
tú me enamorabas
y yo escribía’
Hoy lo siento, pero
me confieso suicida.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s