No te entiendo y me encanta.

Que fácil resulta esconder la carta en el cajón
cuando realmente la sigues llevando en tu interior.
Me encantan esas rabietas de adolescente
alojadas en un cuerpo de veintiuno
Parece cabreo, pero, ¿por qué?
¿Son acaso los versos los que te hacen hacer eso?
Siempre me gustó el café aunque no sabía
que mi cuenta en la tuya, por eso, acabaría en deceso.
Que mas dará ahora todo eso, espero que sigas igual de preciosa,
que esa sonrisa siga siendo el motivo de todos estos versos
que lo intangible e inteligible de tu belleza, nunca lo pierdas
Aunque ahora sean otros los que disfruten de ella.
No dejes de cuidarte, solo te digo, sonríe
y escúchame,
pues pienso ir viendo si en el océano encuentro más cartas
a ver si alguna, es capaz de abrir esta inexpugnable cerradura.
Serás los versos que formen mis poesías,
hasta que otra musa llegue a mi vida.
Para entonces serás mi poesía
esperando a tu lado, una salida.
photo-1427691902396-b6229ea993b8.jpg

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s