Gracias papa.

photo-1439920120577-eb3a83c16dd7.jpg

Se acerca el día del padre, y quería dedicarle estas palabras a mi padre y todos los padres,

que aunque no nos demos cuenta, se parten el alma por nosotros, los jóvenes.

Yo por suerte nací en una buena familia,

o al menos eso pienso yo,

y no os creáis que lo digo por el dinero, si no por todos los valores que atesora.

Mi padre es empresario, según el por que la vida le ha hecho serlo para sobrevivir.

Os diré que es para mi, esa persona que es mi padre antes que empresario.

Es escritor,

es poeta,

es artista,

guitarrista,

manitas,

apasionado,

y sobre todo,

sobre todo,

filosofo.

Mi padre dice ser filosofo, y de verdad que lo es

pues realmente su vida es la filosofía,

aunque no se gane la vida de ella,

es su camino y aunque no se lo diga,

doy gracias por que así sea.

Tiene otro amor, el arte,

el cual le hace levantarse todos los días a las 5 de la mañana y casi no tiene vacaciones para sacar una familia adelante, somos dos más aparte de él, mi madre y yo.

Como muchos de vuestros padres, los habréis visto, sin duda,

madrugar a diario, llegar a casa e irse y no volver hasta la noche, exhausto.

Al día siguiente, lo mismo.

Todo para que yo pudiera estudiar, crecer como persona,

poder viajar y darme todo lo que él, en su día,

no pudo tener.

 

Gracias papa,

nunca te lo digo pero es así,

gracias por formar parte de una familia maravillosa,

gracias por enseñarme día a día lo que es el valor,

gracias por dejarme tomar mi propio camino en la vida,

gracias por cuidar tan bien de mama,

gracias por inculcarme tus valores,

gracias por comprender lo estúpido que puedo llegar a ser,

gracias por mostrarme como es la vida,

aunque esta este llena de mierda.

gracias por siempre ayudarme a levantarme.

gracias por ser mi padre

gracias por ser mi maestro,

gracias por ser mi amigo

gracias por ser uno de mis guías en esta vida.

Es triste, pero el día en el que ya no esté,

de verdad que no sabré que hacer.

TE QUIERO PAPA.

 

 

 

Anuncios

Todavía no nos entendemos.

Tiempo atrás

siempre quise

aprender a tocarte.

y nunca me atreví.

 

Ahora te tengo,

estás a mi lado,

y eres más complicada de analizar

que un cuadro de Dalí.

 

No se tratarte bien,

y aún así no te quejas

digamos que cuando te toco

por ahora no suena bien para ti.

 

Mis manos piden tregua,

eres muy dura para ellas.

Aún así, te doy guerra.

Eres suave y brillante

desde la caja, hasta el mástil.

 

No me darás calor,

no me mirarás

ni me prometerás París

pero mi guitarra, mis libros y mi poesía

 

son las únicas,

que están aquí.

Te prometo que lo voy a conseguir

serán horas, días y meses,

para finalmente,entre mis brazos,

aprender a hacerte sonreír.

hKViPxgDRGuiGns6wv5S_IMG_5317.jpeg

Me gusta la poesía ¿y a ti?

photo-1444703686981-a3abbc4d4fe3

Algunos dirán que la poesía es parte de un corazón atormentado, de un amargado sentimiento.
Para aquellas personas tristes, para los “moñas”, etc…
Y esas personas se equivocan, la poesía no entiende de sexos, ni de tristeza, ni de amargados.
Para mi solo entiende de sentimientos, los cuales muchos esconden y aquellos que nos gusta la poesía desbordamos, pero siempre controlados. Algunos escribimos para expresar aquello que nuestro corazón siente, aunque no concuerde con lo que dice nuestra mente.


Somos valientes,
No tenemos miedo
Al riesgo.
No entendemos de ridículo
Cuando fluimos sobre el papel.

Somos felices frente al verso
A la poesía de un cuerpo,
De un libro,
De una copa de vino
Y sobre todo
Frente al mundo.

Somos románticos,
Nos equivocamos
Cuidamos todo aquello que queremos
Y ante todo
Y sin pensar en los demás
Somos nosotros mismos.

Así que por favor, dime,
¿Te escondes por el que dirán
O eres tu mismo
sin miedo a los demás?

 

Para mi eres un cielo estrellado
que no tiene fin.
a si que poesía, dime, que haría yo ahora,
sin ti.

Estaré aquí.

Se que me dijiste que querías pasar página
pero hay algo dentro de mí
que me dice ,eso no es así.
 
Que me mentiste,
que fue el miedo
en tu mente
y la cobardía
la que dijo esa frase cuando el corazón
te decía
no lo dejes ir…
 
No había motivo,
para dejarme marchar.
 
Siendo sinceros solo me diste uno y por mucho que pienso en el
solo puedo pensar que fue el miedo a enamorarte
lo que te hizo, dejar de soñar,
en aquella realidad…
 
 
 
Mi corazón se niega a olvidarte,
ya hace tiempo lo aprendí,
lo mas duro es el olvido.
Yo quiero olvidarte a mi manera,
así,
tocándote, sin que si quiera,
estés aquí.
 
 
 
Usar tus recuerdos,
para yo,
poder sonreír.
 
 
 
Pero no todo son versos en la cama,
son horas pensando en ti,
en cómo estarás,
en si tu precioso perro sigue igual de jovial,
en si aprobaste esas asignaturas
en las que tantas tardes
estudiaste
y en la que alguna de ellas
me tuviste ahí, desde la cama
viendo como estudiabas
y a veces haciéndome el tonto para ver como cantabas
y tu que no te fijabas…
En si de verdad, te acuerdas del chico que para despedirse de ti,
te dejo una carta,
en la que su corazón
abiertamente, hablaba.
 
 
 
En que si me quieres hablar
y saber de mi,
solo tienes que saber
que estaré aquí.
photo-1439761414027-4f4ebeeda3a3

Dentro de mi cama.

photo-1450776598040-e0dbb5665213.jpg

Qué tendrán
estas cuatro paredes
que tanto me inspiran…

Hace poco las pinté
Cambié los muebles
y la cama
sobre los que me la follé.

En parte
por olvidar su recuerdo
aquel que quedó impregnado
en cada esquina de este cuarto
Desde el día en que se fue…

Aún así
ella sigue siendo mi inspiración

El alma de la cama
de 1,80 x 0,90 metros
esta presente
se ha instalado
en este nuevo colchón
De 1,90 x 1,35 metros,

donde sigue presente su corazón…

Y no se que hacer,
Antes podía hacer poesía
con su cuerpo sobre el colchón
ahora escribo
poesía
en su recuerdo,
dentro de esta habitación…

Sin rumbo.

Ayer tuve una cena
otra como tantas,
con amigos,
salió un tema cualquiera
el chocolate negro…

Aquél que tanto le gustaba
Y que algunas veces
Sin ella pedirlo,

y sin yo saber,

ese exquisito gusto,
le compré…

Quizás la mimé demasiado,
la intenté cuidar hasta el final.
Qué mas hacer, ¿verdad?

Ella era poesia
y yo un simple juglar
Intentando aprender su letra
Aquella indescriptible partitura
que formaba
con cada curva de su boca.

Fui diamante,
sabiendo que a ella
todavía le quedaban
asperezas del carbón.

Intenté pulirlas
Cual gran maestro joyero
Y tuve que fallar
Pues ahora esta cama,
Esta vacía

Y su recuerdo reluce
en todas las esquinas
De este diamante,
Que sin ella,
No sabe por donde navegar.photo-1446426156356-92b664d86b77.jpg

Mi mente y sus engaños.

photo-1437823055869-5309288494c8Me hablaba
de su mente abierta
De sus ideales,
de sus ganas,
De esas ganas de conocer
y aprender
Que es este mundo,
que era buena y frágil
Sin dejar de ser
Eternamente libre.
Ahora sigo el juego entre sus redes
Ahora sus fotos

y sus publicaciones,

ya no me dicen lo mismo.


Quizás ahora
solo sea un engaño

Seguramente estas,
ahora van en busca
de otras personas.


Y me pierdo en mi mente.
A altas horas de la noche,
Las veo

y sencillamente,

escribo la poesía,
aquella que veía en ti al entrar,
por aquella puerta, del infinito

y mas allá.


Pensando,
si de verdad

fui capaz de hacerle escapar
de esta maldita realidad…

Delirios de la fiebre

No se si será la fiebre,

pero tengo calor

y no se que hacer.

Me meto en mi redes sociales,

como el que entra a hurtadillas en su casa

para no despertar a sus compañeros.

Me enciendo un cigarro

e intento disfrutar de todo lo que fue

de aquello que compartió

cuando aún eramos,

de esos recuerdos a su lado.

Ahora no somos y tengo miedo

a cada uno de sus nuevos contactos

el cual pueda hacer

que olvide todo aquello…

 

Nunca le prometí cielo

ni luna,

no soy de promesas vanas

ni de amar en dos semanas.

Pero si sabia como era yo,

era aquel chico,

que no dudó en ser detallista

no necesitaba alzar la vista

solo su presencia a mi lado

me hacía serlo.

 

Y aquellos días,

se acordará?

cuando casi,

no podía oírla,

estaba ahí

riéndose de mí

y parecía un tonto,

lo se, no oía su dulce voz

con la claridad que sonaba siempre

esa poesía,

pero era ella, quien sin oírla,

la hacía sonar,

solo para mí.

Era poesía, era sencilla,

sonaba como los ángeles,

si es que de verdad existen.

Era,

es

y será siempre,

                                                                                ella.photo-1427435150519-42d9bcd0aa81

 

Gracias

Gracias.

Por que si aún estuvieras,
seguramente no estaría escribiendo,
ni estaría aprendiendo a apreciar
este nuevo tacto,
que tiene 6 cuerdas
y un mástil.
El cual no tiene miedo.
Eso sí,
no te llega ni a las suela de los zapatos,
cuando recuerdo tu cara al gemir,
O tu cara al reír…
Que recuerdos…
Aquellos que me han despertado,
Han despertado algo latente,
pero oculto en mi.

La poesía que formaba con las yemas de mis dedos por tu espalda
en busca del jardín que ahora tengo prohibido,
que es tu cuerpo.

Ahora ese anhelo se transforma en versos
Que me recuerdan el tacto,

el olor y la forma de la poesía,

que creabas frente a mí,
Tan solo con sonreír.

photo-1438979315413-de5df30042a1.jpg

 

Storytelling.

photo-1452475168325-672188dc4dc3

Un hombre le contó a su mejor amigo con franqueza y sin miramientos lo que sentía al ver partir de su vida a la persona que quería y como él realmente veía la situación. A pesar de su frustración por ello, no tenía palabras malas, ni recordaba malos momentos, solo se quedaba con lo bueno y con la belleza fugaz de lo que fue y ya no es.

Ante aquello su mejor amigo le contestó:

Me sorprendes,
a pesar de la gente que conozco día a día y mis experiencias en el amor, solo ver y escuchar como expresas tus sentimientos me hace aprender más del amor en cinco minutos escuchándote que los años con mi pareja.
Y te digo una cosa.
Muchos hombres somos carbón, me has visto madurar con los años y mi novia me ha tenido que ir puliendo para sacar parte del diamante que hay en mi y aún me queda por ser pulido.

Tu, en cambio, eres un diamante que juega a sacarle brillo a todo carbón que ve en una persona a la que coge cariño, lo intenta pulir, lo mima e intenta no dañarlo, hay muy pocos como tú.

Las mujeres que te has encontrado en tu camino no te han entendido y el día en que una mujer sea capaz de comprender el diamante que realmente eres, ese día serás feliz, pues no habrá sentimientos, ni carbón que pulir, solo luz en la eternidad junto a otro diamante en bruto
.
El hombre ante aquella frase tan sincera que salió desde el corazón de su mejor amigo solo pudo esbozar una sonrisa y seguir su camino en busca del diamante que quizás se dejó atrás o que todavía quizás no había aparecido en su camino…